Junta de Vecinos Nº 21  Villa Caupolicán

La Web de la Junta de Vecinos Nº 21 de Lo Prado en Santiago de Chile

VOLVER

La basura y el ½ ambiente

Ver horarios de retiro de basura
 

 

 

 

Téngase presente que todo cambio que se desee hacer respecto del tema de la basura, significará necesariamente un esfuerzo económico compartido entre el municipio y los vecinos.

Una de las primeras tareas a las que se ha dedicado este Directorio de la Junta de Vecinos cuando asumió su mandato en mayo, fue averigüar cúales eran las principales demandas de los vecinos.

No fue necesario indagar mucho para darse cuenta de que el tema de la basura era de especial relevancia.

El problema de la basura no es sencillo y no es llegar y tirar soluciones.

El primer problema objetivo es que el servicio que presta la municipalidad es deficiente en calidad e insuficiente en cantidad.

El segundo problema es que si no se cuenta con un comportamiento adecuado de los vecinos frente a las dificultades que el problema trae, no existirá recurso alguno para resolver el problema.

Pues bien, detallemos más el primer aspecto que se refiere a mejorar la calidad del servicio: las alternativas son variadas, pero casi todas pasan por la instalación de contenedores.

Contenedores de gran tamaño en lugares estratégicos de la Villa traería como problema que nadie quisiera el contenedor a la salida de su block, ya que este tipo de contenedores se utiliza para un retirado menos frecuente que en el caso de los contenedores más pequeños y sería un foco infeccioso y de malos olores. Estéticamente desagradables a la vista, etc. etc.

Contenedores más pequeños instalados en los patios de los blocks podría ser mejor tolerado. Esto exige un retiro casi diario de los contenedores y un lavado permanente.

Mejor idea pareciera la instalación de contenedores para la segregación de basura en contenedores para papel, latas y vidrios. Probablemente tengan un positivo efecto medioambiental pero no es esperable obtener rentabilidad económica. Cabe la duda si los vecinos respetarán las reglas del juego.

Cualquiera que sea la solución de todas maneras implicará un mayor gasto municipal el que sin duda será traspasado total o parcialmente a los vecinos.

La experiencia de otras comunas más bien sugiere la instalación de  contenedores para toda la basura ya que la separación de basura reciclable tiene costos que el mercado no siempre paga.

Como quiera que sea, el problema pasa necesariamente por tres etapas: mejoramiento de la calidad del servicio ofrecido por la municipalidad; aceptación del costo de este servicio por parte de los usuarios para que pueda sostenerse en le tiempo, y por sobretodo, una conducta adecuada y responsable de los vecinos.

Esto último no puede pasar desapercibido como si fuera una consigna más: será necesario erradicar conductas indeseables de vecinos que botan la basura a la calle tirándola desde el tercer piso, en el día y hora que no pasa el camión. 

inicio

 

 

 

 

La conducta y disposición de los vecinos a cooperar sostenidamente con los cambios será, sin duda, un elemento importante a considerar para el éxito o fracaso de cualquier proyecto que se quiera implementar.